viernes, 12 de agosto de 2016

Alojamiento en el Hotel Ibis Budget Saint Martin de Crau en Saint Martin de Crau

Al igual que hiciéramos a la ida, a la vuelta de nuestra viaje a Italia de Agosto 2016, decidimos parar a hacer noche en un hotel Ibis Budget, principalmente por las mismas razones: económico, apenas había que desviarse de la autopista e ideal para descansar y continuar camino al día siguiente.

Con una estratégica ubicación en la A54, el ibis budget Saint Martin de Crau es perfecto para realizar una escala durante su viaje.

Con respecto al de la ida, este tenía una ventaja, un McDonalds justo al lado, así que antes de hacer el check-in, cenamos en él. En esta ocasión la puerta de acceso al parking estaba abierta, así que no teníamos la premura de la vez anterior.

Un hotel de características similares al anterior. Estuvimos alojados en una habitación cuádruple, calco del otro hotel. Con una cama de matrimonio, litera y cama supletoria. En esta ocasión el cuarto de baño con ducha era algo más grande y en general el hotel se veía más nuevo.







  


En las zonas comunes, una sala de desayunos con recepción, dos máquinas de café y comida, incluso un microondas y una zona de internet.



  


No desayunamos en el hotel, porque por 6 euros y teniendo en cuenta que teníamos prisa, preferimos hacerlo por el camino en algún área de servicio.

Hasta aquí, podríamos decir que todo bien, incluso mejor que en el anterior Ibis Budget. Pero desgraciadamente, tuvimos un problema con el código de la puerta de la habitación triple de nuestros amigos.

Como habíamos hecho en el anterior hotel, el código de acceso a las habitaciones te las da una máquina una vez que metes el código de reserva, que además en esta ocasión lo habíamos hecho por accorhoteles.

Pues bien, ya cenados y a punto de dormir, unas personas, supuestamente buscando su cepillo de dientes que se habían dejado olvidado, entraron en la habitación sin necesidad de ningún código ya que, como después pudimos comprobar, el sistema de seguridad de las puertas de esa planta no funcionaba y la puerta se quedaba abierta aunque echaras el pestillo.

Al final no tuvimos que lamentar ningún incidente, más allá de la anécdota que no olvidaremos. A fecha de hoy, seguimos esperando a que accorhoteles nos dé alguna respuesta a la reclamación que hemos puesto.

A pesar de esto, de nuevo volver a insistir en que los hoteles Ibis Budget son ideales para hacer un alto en el camino.

Puntuación: 7 sobre 10. Con seguridad, tendría más puntuación si no hubiera sido por el incidente del código.

jueves, 4 de agosto de 2016

Alojamiento en el Hotel Hermitage en Poggio e Caiano

En nuestro viaje por la Toscana italiana, elegimos para pernoctar el Hotel Hermitage, situado en la localidad de Poggio e Caiano a unos 40 minutos de Florencia.

Como siempre a la hora de elegir alojamiento, consideramos una serie de puntos.

En primer lugar la situación. El punto de referencia de este viaje era Florencia, ya que también teníamos pensado acercarnos un día a Venecia, y al mismo tiempo no podía estar muy alejado de Siena, una de las preciosas ciudades de la Toscana que íbamos a visitar, y a ser posible también, cerca de una autovía, para poder llegar con cierta facilidad a las vías rápidas.

Además, si bien la cercanía a Florencia era un punto a tener en cuenta, el hotel tenía que tener aparcamiento, a ser posible gratuito, y en el caso de que fuera de pago, que el precio no se disparara mucho para los 7 días que íbamos a estar alojados.

Por supuesto con wifi, desayuno incluido y cancelación gratuita. Así que después de tener en cuenta todos estos aspectos, y de unos cuantos días haciendo un barrido en nuestra web favorita de hoteles, el hotel Hermitage fue el elegido.

En las zonas comunes el hotel nos ofrece un bar, un hall y sala de televisión donde está ubicada la recepción, un comedor bastante amplio para las cenas y desayunos. En el exterior una piscina con zona con hamacas.




















Y por supuesto un amplio aparcamiento gratuito con fácil acceso.


Lógicamente, con aire acondicionado en las habitaciones porque el calor de la Toscana fue bastante fuerte.

Estuvimos alojados en una habitación cuádruple que consistía en dos estancias más cuarto de baño.

Salón con sofá cama grande de 1,35 que ya estaba preparado como cama para los chicos, mueble con televisión y nevera, un gran armario y unas sillas.

La habitación principal también tenía un mueble con otra televisión y cama extragrande de 2,00 metros de ancho.

Cuarto de baño sencillo y con bañera.






No era de lujo, pero estaba limpio.

Desayuno buffet en el comedor de grandes dimensiones.

De caliente, huevos revueltos, huevos cocidos y bacon. También podías hacerte tostadas de pan de molde y pan normal.

También había embutido variado, yogures, bizcocho, croissants diversos y algo más de dulce y cereales.

Máquina de café y chocolate y de zumos de varios sabores y fruta.










Nunca tuvimos problemas de espacio en el desayuno.

Queremos dar las gracias a Cristina que fue de gran ayuda y como habíamos pedido, nos ofrecieron leche sin lactosa para una persona del grupo.

Además uno de los días pedimos un picnic para llevar de desayuno y nos prepararon unos sandwiches con fruta y bebida.

En general, el hotel nos gustó bastante por el precio. La habitación cuádruple nos costó 868 euros para 7 noches.

El desayuno correcto. La verdad es que no te quedabas con hambre, había de todo, incluso para poder variar dependiendo del apetito que tuvieras.

El hotel también tenía la posibilidad de cenar a excepción de dos días, pero no lo hicimos, puesto que la cena era bastante cara.


A los chicos del grupo les encantó la posibilidad de darse un baño en la piscina, aunque no tuvieran mucha oportunidad de hacerlo ya que casi siempre volvíamos al hotel tarde, aunque la piscina cerraba a las 9. Tan sólo un día no pudieron bañarse porque estaba algo sucia.

Buena atención en el desayuno y en recepción.

Y lo más destacable, el silencio. Dormimos las siete noches de un tirón, sin ruidos molestos de ningún tipo.

Puntuación: 8

miércoles, 3 de agosto de 2016

Alojamiento en el Hotel Ibis Budget Aix en Provence Sainte Victorie en Aix en Provence

En primer lugar, su ubicación. Ubicado a 6 km de Aix-en-Provence por la A8 y la DN7, en Route de la Côte d'Azur. Lo que para nosotros suponía estar situado a unas 10 horas de trayecto en coche de Madrid y a unas 6 horas de Florencia más o menos, exactamente el punto en el que queríamos hacer una parada para descansar después de un día agotador en el coche.

Además, su ubicación, en nuestra ruta sin tener que desviarnos tan solo unos metros y en la A8 era el punto exacto.

En segundo lugar, por su precio. Como teníamos la intención de salir al día siguiente temprano del hotel para aprovechar al máximo el día, el precio del hotel para la habitación triple era de 49 euros y de 68 para la cuádruple porque tanto este hotel Ibis Budget como el de la vuelta tenían habitaciones cuádruples. Increíble!!!! Económico y sencillo.

Al llegar la puerta del parking estaba cerrada pues también dispone de zona de aparcamiento gratuita. Pero con el código de la reserva de booking fuimos a la entrada y allí en unas máquinas introduces el número de reserva y te dan un código para cada habitación y con uno de esos códigos puedes abrir la puerta del parking.









El hotel no tiene servicio de recepción 24 horas, así que en un principio estábamos algo nerviosos por la llegada al hotel. Una vez que vimos que no había ningún problema, ya nos tranquilizamos. Supongo que la razón por la cual estos hoteles son tan económicos son justamente porque no tienen personal las 24 horas del día.

La habitación cuádruple en la que estuvimos hospedados disponía de una cama de matrimonio, cama supletoria y una litera situada justo encima de la cama de matrimonio.




La habitación también tenía unas perchas para colgar la ropa, una pequeña mesa o tablón, una pequeña tele empotrada en la pared, un espejo y un cuarto de baño con ducha.

   




En las zonas comunes, había un lugar destinado a los desayunos buffet que empezaban a las siete de la mañana, la recepción y unas máquinas de bebidas y algo de comida y de café. También había un microondas.





   

Por el precio, no se puede pedir más. Limpio, con todo lo necesario para descansar una noche de paso, sin tener que desviarte ni callejear por una ciudad, zona de aparcamiento amplia y un wifi que funcionaba perfectamente. Lo único que echamos en falta, fue un lugar cercano donde cenar, aunque en nuestro caso, como ya sabíamos que no había nada, habíamos ya comido en Nimes, lo que sí tenía era un supermercado Aldi que cuando llegamos, ya estaba cerrado.

Puntuación: 7 - 7,5.

sábado, 25 de junio de 2016

Restaurante Graná en El Campello

Estando de vacaciones por la Costa Blanca, consideramos oportuno ir a comer arroz a una arrocería y después de sopesar precios y opiniones de muchos restaurantes de la zona, nos decantamos por el Restaurante Graná en El Campello (Alicante) y la elección fue muy acertada.

En primer lugar, su ubicación. Situado en la Av. Jaime I El Conquistador 46, justo frente a la playa nos permitió comer tranquilamente, y después poder pasar unas horas en la magnífica y amplia playa de la localidad de El Campello.




En segundo lugar, sus precios. Si bien tienen una carta amplia con entrantes, arroces, pescados y carnes, disponen de unos menús cerrados a un precio bastante asequible.




Para los niños un menú de 12 € consistente en filete con patatas fritas más croquetas, bebida y postre.

Elegimos el menú senyoret, dos comensales con arroz negro y tres con arroz a banda. Me quedo con el segundo, riquísimo.

Muy buena cantidad, trato estupendo, con vistas al mar, tranquilo aunque el restaurante se llenó pero nos ubicaron en una zona de no mucho paso y el arroz exquisito.

Os dejo fotos de toda la comida, excepto de la ensalada que estaba tan rica y teníamos tanta hambre que nos la comimos enseguida. Y como podréis ver, lo mismo nos pasó con los entrantes.





Y de postre un riquísimo helado.


Relación calidad precio excelente. Muy recomendable.